Tour Viñas Valle Central

El vino chileno y el Valle del Maipo

El vino ha estado presente en Chile desde los albores de su existencia. Las primeras vides llegaron con los conquistadores españoles para producir las uvas usadas en la elaboración del vino de misa. Sin embargo, fue en la segunda mitad del siglo XIX cuando se importaron los primeros cepajes europeos y se adoptaron las técnicas de producción francesas.


Entre otros elementos diferenciadores, Chile cuenta con el privilegio de haber escapado de la plaga de filoxera que diezmó a Europa y al resto del mundo hace más de un siglo, lo que permite producir vinos sin necesidad de hacer injertos. Los suelos, el régimen de precipitaciones y un clima mediterráneo con estaciones bien marcadas, son otros factores que hacen de este un territorio ideal para la viticultura.


Aunque los vinos chilenos han gozado de una buena reputación durante muchas décadas, ha sido en el curso de los últimos 25 años que las bodegas nacionales lograron posicionar al país como uno de los más importantes exportadores del planeta. Sus productos han logrado conquistar los más exigentes mercados, alcanzando merecida fama por su gran calidad.


La zona productora por excelencia es la comprendida entre el río Aconcagua y el Maule. Sin embargo, el Valle del Maipo continúa siendo la zona con mayor tradición vitivinícola del país. Este es un valle flanqueado por la Cordillera de los Andes al este y al oeste por la Cordillera de la Costa. Posee excelentes suelos aluviales y condiciones geoclimáticas propicias para la producción de vinos finos. Especialmente famosos son los caldos que se obtienen con la variedad cabernet Sauvignon.


Con intenso color, gran consistencia y cuerpo, además de delicados aromas y expresión frutal, la mayoría de los mejores cabernet de nuestro país provienen de esta región.

Mostrando el único resultado